De acuerdo con Álvarez (1996) el avance más notable que se ha producido en el campo de la Contabilidad  de Costos con enfoque de gestión ha sido el desarrollo del Sistema de Costos Estándar. Su objetivo es disciplinar y controlar todas y cada una de las actividades y operaciones llevadas a cabo en la empresa con la finalidad de mejorar los resultados. Al prever y disciplinar los costos para todas las operaciones y todas las actividades, el sistema de costos estándar exige que en todas las áreas operativas de la empresa se opere según los métodos más eficientes; estos métodos son el resultado de estudios e investigaciones realizados por expertos en diferentes campos (contables, ingenieros, sociólogos, etc.).

Ahora bien, si los costos estándar, son tan ampliamente reconocidos y recomendados desde la teoría de costos e inclusive necesarios en las empresas manufactureras para la valoración de inventarios en un sistema de inventario permanente, ¿Por qué su utilización y estudio en Colombia es tan limitado?, y ha conducido a que en muchos sectores no se aplique de forma adecuada, al punto que se desvirtúan los resultados financieros de las empresas.

La utilización del sistema de costeo estándar es permitido por la normatividad contable local, siempre y cuando al finalizar cada periodo el valor de los inventarios y el costo de ventas se ajuste al costo histórico a través del prorrateo de las variaciones resultantes, sin embargo son muchas las empresas colombianas que podrían estar utilizando los costos estándar de una manera poco ortodoxa y peor aún contrariando los principios de contabilidad generalmente aceptados y la normatividad fiscal, lo que lógicamente tiene una muy fuerte incidencia en los resultados, lo que afecta la toma de decisiones de los diferentes usuarios de la información financiera.

En términos generales el costeo estándar representa lo que los costos deberían ser bajo un desempeño lograble, aceptable, pero no perfecto. Son costos que se determinan científicamente usando medios como los estudios de tiempos y movimientos y las estimaciones de ingeniería (Rayburn, 1999, p.402). Son costos cuidadosamente predeterminados, objetivos, costos que deben ser alcanzados. (Horngren, 1980, p. 194).

Son lo opuesto a los costos reales. Estos últimos, son costos históricos en los que se ha incurrido, es decir, costos pasados, de ahí la palabra históricos. Los costos estándar se determinan con anticipación a la producción. Cuando se usa un sistema de costos estándar, tanto éstos como los reales se reflejan en las cuentas de costos (Backer, 1983, p. 316). La utilización de los costos estándar facilita la elaboración de presupuestos de operación, promueve el control de costos y simplifica los costos de los
inventarios, (Anderson, 1977, p.436), pues en este sistema de costeo, todos los costos de producción son aplicados o absorbidos, es decir, representan precios y cantidades predeterminadas. Podríamos decir también que los costos estándar son fundamentalmente costos unitarios calculados con antelación al inicio del proceso productivo o al inicio del periodo contable, que se determinan para todos y cada uno de los productos en cada uno de los procesos productivos por cada elemento del
costo.

Aunque los costos estándar no necesariamente deben ser incorporados a la contabilidad, pues pueden usarse exclusivamente para efectos administrativos y de toma de decisiones, caso en el cual se deben utilizar bases de datos alternativas que permitan lograr los objetivos al utilizar costos predeterminados; la mayoría de autores recomienda su incorporación al sistema contable ya que de esta forma son tomados con mayor compromiso por la organización.

La comparación periódica del costo estándar con el real genera lo que este sistema denomina las variaciones. Las variaciones indican el grado en que se ha obtenido un determinado nivel de actuación establecido por la gerencia. Las variaciones pueden agruparse por departamentos y por elemento del costo. El grado en que puede controlarse una variación depende de la naturaleza del estándar, del grado de actualización, del costo implicado y de las circunstancias particulares que originaron la variación (Godoy, 2010).

Objetivos de la aplicación del costeo estándar. El objetivo principal es disciplinar y controlar todas y cada una de las actividades y operaciones llevadas a cabo en la empresa con la finalidad de mejorar los resultados. La mayoría de las empresas manufactureras necesitan un mayor control presupuestal, una mejor planificación de su producción, un adecuado costeo de sus productos e incluso en muchos casos, buenas políticas de fijación de precios de venta; con el ánimo de en última instancia, generar valor para sus organizaciones.

Para lograr éstos objetivos es necesaria la utilización de una metodología o sistema de costeo. La incertidumbre sobre cuál de las múltiples opciones aplicar en este tipo de empresas, se ha dado desde hace muchos años entre los teóricos en el tema de la contabilidad de costos y de gestión. Para algunos, la mejor decisión es utilizar costos históricos o reales así sea más demorado su cálculo, sin embargo la mayoría de expertos recomiendan Objetivos de la aplicación del costeo estándar.

El objetivo principal es disciplinar y controlar todas y cada una de las actividades y operaciones llevadas a cabo en la empresa con la finalidad de mejorar los resultados. La mayoría de las empresas manufactureras necesitan un mayor  control presupuestal, una mejor planificación de su producción, un adecuado costeo de sus productos e incluso en muchos casos, buenas políticas de fijación de precios de venta; con el ánimo de en última instancia, generar valor para sus organizaciones. Para lograr éstos objetivos es necesaria la utilización de una metodología o sistema de costeo. La incertidumbre sobre cuál de las múltiples opciones aplicar en este tipo de empresas, se ha dado desde hace muchos años entre los teóricos en el tema de la contabilidad de costos y de gestión.

Para algunos, la mejor decisión es utilizar costos históricos o reales así sea más demorado su cálculo, sin embargo la mayoría de expertos recomiendan predeterminar los costos, específicamente utilizando para ello los costos estándar; dado que además de permitirle a la organización contar con información de costos oportuna y confiable para la toma de decisiones, calcula “el deber ser” en materia de costos o metas de costos y condicionan la ejecución al logro de tales metas; por lo que cuenta con un análisis completo de las desviaciones que se presentan entre los costos reales y los costos “ideales” o estándares, para que la empresa evalúe la gestión y efectúe los correctivos necesarios que eviten las ineficiencias.

Para la aplicación del sistema de inventario permanente, establecido por las normas fiscales, resulta indispensable predeterminar aquellos costos que sólo se conocen al final del periodo o con posterioridad al proceso productivo, no obstante, las normas contables y tributarias, exigen que los inventarios estén valuados a costo real. En la práctica, para preparar información financiera relacionada con costos e inventarios a valores reales, se dispone de tres alternativas, una es esperar al fin del periodo y asignar los costos incurridos o reales a los productos; una segunda alternativa consiste utilizar costos estándar hasta el cierre del periodo y una vez se conozcan los costos reales, se recalcula el valor de las transacciones a costos reales, y una tercera alternativa consiste en utilizar el costo estándar y al cierre del periodo, determinar las variaciones entre éste y el costo real, y prorratearlas entre el costo de los inventarios finales y el costo de ventas, sólo las dos últimas alternativas permitirían cumplir con el sistema de inventario permanente, razón por la cual, el sistema de costeo estándar es ampliamente utilizado en Colombia, la mayoría de las empresas manufactureras utilizan de forma total o parcial esta metodología, sin embargo, no hay claridad sobre el alcance y manejo que se debe dar a los costos estándar, se encuentra desconocimiento en el tratamiento contable y administrativo que debe darse a esta metodología, las variaciones a calcular, la forma de cálculo y su registro, entre otros aspectos.

María Isabel Duque Roldán, Jair Albeiro Osorio Agudelo, Didier Mauricio Agudelo Hernández
Universidad de Antioquia. Colombia